Fundacion Kirira

¿Qué es la ablación?

Asegurar que los derechos de las mujeres y las niñas son respetados en la comunidad.



Desde siempre las mujeres habían sido relegadas a un segundo plano dentro de la comunidad. No tenían voz ni voto y se las consideraba una propiedad más de sus maridos. Tampoco podían ocupar un cargo de liderazgo, y aquellas que cuestionaban el trato que recibían eran golpeadas sin escrúpulos por sus maridos. De hecho, pegar a una esposa era considerado algo normal, parte de la disciplina que debían recibir.

Gracias a las campañas contra la violencia la situación ha mejorado considerablemente. Las mujeres que sufren malos tratos ahora pueden denunciar a sus esposos y que estos reciban un castigo ejemplar. Debido a esta razón, los hombres han comenzado a escuchar a sus esposas, las dejan participar en pequeños negocios e incluso asistir a talleres de formación lejos de sus hogares. Ahora las mujeres ostentan cargos de liderazgo, como es el caso de Mary, asistente de dirección en Tharaka y ejerce su recién adquirido rol de liderazgo dentro de la localidad de Kasigongo, y la señorita Mwikali que es asistente de didrección en la localidad de Kamaindi.

Así mismo, como resultado de las campañas de Kirira y el gobierno "se ha reducido de un 90% a menos del 5% los casos de mutilación genital femenina".

¿En qué consiste la mutilación genital femenina?

La mutilación genital femenina o ablación consiste en la extirpación total o parcial de los órganos sexuales externos de la mujer.

La mutilación genital femenina es una costumbre que se ejecuta actualmente en muchos países de África y Asia. Con esta práctica brutal se pretende controlar al deseo sexual femenino y lo que es más, conseguir la total sumisión de la mujer a la familia y al esposo. Esta aberrante costumbre es requisito esencial en muchas tribus para que las mujeres encuentren esposo y como entrada de pleno derecho en la vida de los adultos y en la comunidad. Si no aceptan ser mutiladas, son rechazadas y tratadas como indeseables, en la mayoría de los casos son expulsadas de su hogar paterno y abandonadas.

Esta práctica, se realiza por causa religiosas, de tradición o simplemente por estética y afecta a mujeres de todas las edades.

Se estima que cada año alrededor de 2.000.000 de niñas en el mundo son víctimas de esta brutal práctica. La mutilación genital femenina tiene consecuencias para la salud, incluyendo complicaciones a corto y largo plazo, tanto físicas como psicológicas.

Podemos resaltar entre otros muchos daños a corto plazo:

- Sangrado excesivo que puede llegar incluso a producir la muerte.
- Dolor y trauma que pueden llevar al estado de shock o postración nerviosa.
- Infecciones como el tétanos e incluso el SIDA debido a las condiciones poco higiénicas durante la práctica, muchas veces se realiza con el mismo instrumento para varias niñas y sin desinfectar.

Al largo plazo:

- Infecciones del aparato reproductor que pueden llegar a causar esterilidad.
- Complicaciones en los partos, ya que las heridas mal curadas pueden volver a abrirse, además se puede bloquear el canal del parto tras la mutilación.

Psicológicamente supone, como podemos imaginarnos, un trauma que dura toda la vida y que por supuesto impide tener relaciones sexuales plenas y satisfactorias.

La mutilación de las niñas supone además una preparación para el matrimonio, así las niñas después de su recuperación, son casadas a edades muy tempranas, 14, 15 años. Los padres reciben una sustanciosa dote por cada hija, lo que le anima a casarlas a tan temprana edad. Los futuros esposos ven esta dote como un pago por la esposa, que en la gran mayoría de los casos es tratada como una esclava y paga con su trabajo por la dote que ha costado.

Realmente las mujeres son tratadas en muchas ocasiones como animales de carga y de reproducción sin derecho a réplica. Desde pequeñas son educadas para la plena sumisión al padre y posteriormente al esposo siendo físicamente castigadas con dureza si no se someten a la tradición.

Por todo esto podemos deducir que las pocas niñas que asisten a la escuela dejan de ir después de su mutilación, con lo que se cierra el círculo de analfabetismo y falta de educación en las mujeres de muchas partes de África.

Factores que facilitan esta Practica

Algunos de los factores que pueden facilitar esta práctica son los elevados índices de pobreza y analfabetismo.

Las chicas valoran este acto porque muchas veces implica recibir regalos en metálico, vestidos nuevos, cabras… y esto las enorgullece. Además este acto aumenta el reconocimiento de la chica en la comunidad y sus posibilidades de casarse.

Otro factor influyente son las supersticiones, por ejemplo la creencia de que las chicas no mutiladas están malditas y que los niños que tengan morirán, lo que contribuye a que muchas niñas acepten someterse a esta práctica ya que de lo contrario quedarán desacreditas socialmente y sin esperanza de ser aceptadas.

AddThis Social Bookmark Button

Contacta con nosotros en:

C/ Juan Pablo II, nº1 1ºA
13700 Tomelloso (C.Real)

  •  926 51 30 76 / 628 196 385

Redes sociales

Estamos en las redes sociales. Síguenos y mantente informado.
Inicio Ablación

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto